Discriminación laboral

Discriminación laboral

Para las personas con discapacidad, el acceso a la toma de decisiones y representabilidad política suele estar limitada y más en caso de tratarse de mujeres y en época de crisis, en un entorno laboral. Esta discriminación laboral, debido a la invisibilidad comentada, donde las personas con discapacidad solo aparecen en los medios de comunicación social asumiendo un rol de víctimas y pocas veces como motores de su propio desarrollo, debilitan y hacen más vulnerable a las personas con discapacidad en su entorno de trabajo, apoyado por la discriminación sufrida de tipo social, histórico, político y cultural, asociada a esterotipos negativos que se encuentran arraigados en la sociedad, aumentando el distanciamiento con la sociedad y en consecuencia la discriminación en el trabajo.

 

Esta discriminación laboral se acentúa desde el momento en que se trata a todas las discapacidades por iguales. Debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de discapacidad: sensorial, física e intelectual. Y dentro de cada una, cada una lleva asociada unas características.

 

Los principales errores, en los que recae la sociedad y en concreto las empresas son las siguientes:

1 . Tratan a todas las discapacidades por igual. Por ejemplo, una persona con síndrome de down difiere de otra persona con movilidad reducida.

 

2. Dentro del mismo grupo de discapacidades, no todas son iguales. No es lo mismo establecer contactos con una persona con pérdida auditiva que se comunique de forma oralista, a otra persona que utilice el lenguaje de signos en sus conversaciones. Y dentro de cada discapacidad, cada persona sufre una o varias patologías a la vez.

 

3.La sociedad en general, considera a las personas con discapacidad, como personas incapaces de pensar y decidir por sí misma. El hecho de que no se le pregunte a la persona con discapacidad sobre sus necesidades, por considerarle que no está capacitado para decidir sobre su integridad como persona, es otro acto de discriminación. Os muestro un ejemplo. Cuando propuse como medida de evacuación en caso de emergencia una señal que fuera visual además de las señales acústicas existentes, la respuesta por parte de la empresa fue: “es imposible que no lo oigas, suena muy fuerte”. (Leer Guía de adaptación en oficinas para personas con discapacidad auditiva)

 

Ante esta pasividad por parte de la sociedad en entornos claramente visibles de discriminación laboral en personas con discapacidad, nuestro camino pasa por convertirnos en motores de desarrollo, y crear nuestro propio empleo. Estamos en la época de las oportunidades. Con las nuevas tecnologías, muchas personas que sufren de discapacidad, podrán ofrecer sus servicios desde casa, a un bajo coste, conciliando vida social y laboral y haciendo lo que les gusta.

 

Almudena Bermejo

www.discapacidadcreativa.com

 

photo by:
Posted in : discapacidad, discriminación
Related Posts

Leave Your Comment

Your Comment*

Your Name*
Your Webpage