Violencia de género en mujeres discapacitadas en el ambiente laboral

ciolencia en mujeres discapacitadas

En el año 2006, La Convención sobre los derechos de las personas con Discapacidad de la ONU advierte “que las mujeres y las niñas (con discapacidad), suelen estar expuestas a un riesgo mayor, dentro y fuera del hogar, de violencia, lesiones o abuso, abandono o trato negligente, malos tratos o exploratorios. En los países, donde la incorporación al empleo ordinario de las personas con discapacidad , se encuentra en sus inicios, esta vulnerabilidad se encuentra extendida a las personas que padecen alguna discapacidad y principalmente en las mujeres.

–          Todos somos conscientes de la dificultad que tiene la mujer para formar parte en la toma de decisiones de diversas instituciones o incluso en la participación en la vida política. Si a ello se le añade, la discapacidad, las oportunidades se reducen enormemente. Según un artículo desarrollado por Mª Pilar Gomiz “Violencia contra la mujer con discapacidad” , (2014), “Solo el 25% de las mujeres discapacitadas tienen un empleo, frente al 55% de las mujeres sin discapacidad que trabajan. Además, sus empleos suelen tener un estatus inferior y una remuneración más baja. Diferencias que también se dan respecto a los hombres con discapacidad.

Frente a estos datos recogidos en el artículo, para las personas que padecemos alguna discapacidad y hemos accedido al empleo ordinario, debemos destacar otros elementos claves que agudizan la violencia sufrida en el entorno laboral:

–          Si la maternidad, en términos generales, y en países como España, siempre ha sido un obstáculo en el mundo laboral para la mujer, para aquellas mujeres que además padecen alguna discapacidad, tiene que enfrentarse a las barreras sociales y económicas. No solo tiene que enfrentarse a la agresividad encubierta de compañeros y personal sanitario que intentan disuadirla de la idea de formar un proyecto vital como ser madres, sino que los derechos a la conciliación laboral y familiar reconocida a otras madres, les pueden ser negados. La justificación de la negación a conciliar vida social y laboral, viene recogida por entenderse éste como un acto de “buenas prácticas” que realiza la empresa a favor de madres trabajadoras. Pero la mujer discapacidad no está socialmente reconocida como madre.

–          Por otro lado, en las empresas no se reconoce el empleo de personas discapacitadas. En algunos convenios colectivos, se recogen ayudas a favor de trabajadores con hijos con discapacidad, de forma que puedan sufragar el incremento de gastos que puedan tener estas familias. Sin embargo, no se reconoce este derecho a trabajadores con discapacidad.

Estos tres conceptos: 1. Remuneración más baja para mujeres discapacitadas, 2. Rechazo social al reconocimiento de la maternidad en una mujer con discapacidad y 3. No estar reconocida por Ley la maternidad en mujeres discapacitadas y dejarlo a la “buena voluntad” de las personas, esto genera una violencia de género en mujeres discapacitadas, dentro del ambiente laboral, que es trabado de manera invisible y normalizado, agudizando la violencia sobre las mujeres que lo sufren.

Sin embargo, la vida siempre ofrece oportunidades. Y esta crisis que nos ha tocado vivir, junto con las nuevas tecnologías, es la mejor época para nosotras. Con un bajo coste y muchas ganas, todas las personas que sufrimos una discapacidad, podemos crear y generar ingresos, aportando valor a la sociedad y mostrándonos al mundo como personas capaces. Un ejemplo de ello es Discapacidad creativa.

http://www.amazon.es/Discapacidad-creativa-dinero-liberando-potencial/dp/1502864827/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1415705765&sr=1-1&keywords=discapacidad+creativa

 

 

Almudena Bermejo

www.discapacidadcreativa.com

photo by:
Posted in : discapacidad, maternidad, violencia
Related Posts
Discriminación laboral
Discriminación laboral ( 13 Nov,2014 )

Leave Your Comment

Your Comment*

Your Name*
Your Webpage